Los discípulos de Emaus desertaban, se iban… nosotros no queremos desertar de tu causa, Señor.

El Señor siempre nos encuentra, y nos hace la misma pregunta que a ellos: ¿de qué hablabais por el camino? ¿Qué tienes en la cabeza, y en el corazón?

Jesús, que te sepamos hablar con confianza.

Meditación pronunciada por D. Alfonso Berlanga
Sacerdote, profesor de teología en la Universidad de Navarra y dedicado desde hace años al mundo de la pastoral universitaria

Artículo anteriorGrilex, rapero: «Dios me llama a hablar de Él a los que no le conocen»
Artículo siguienteEl Aliento que anima toda oración