Con este vídeo nos damos cuenta de la alegría que se desprende cuando un hombre o una mujer se entrega a Dios.

Damos gracias a Dios por la vocación de Gabriela y pedimos a Jesús, divino esposo, y a nuestra madre, reina de Carmelo, que la sostengan con sus gracias.

Artículo anteriorCarta de un cura… enfadado
Artículo siguienteHace 17 años Jorge Mario Bergolio fue erigido Cardenal.