El testimonio de Esther, víctima del 11-M, en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián. Cuenta como estuvo en uno de esos vagones de la muerte. Un testimonio increíble.

 

Artículo anteriorLo que me ha impresionado de los jóvenes
Artículo siguienteTu & yo, aquí, ahora. Una novela adolescente fresca y divertida