Increíble el cortometraje de los seminaristas de Kazajistán en el que cuenta cómo son sus luchas y las nuestras.


 

Artículo anteriorUna chef deja la cocina y sus 2 estrellas Michelín por un proyecto solidario
Artículo siguienteLa ansiedad y la depresión, motivos del 80% de los abortos