«Enseñamos a los niños a pensar antes de hacer clic en la red»

En la clase de 6º de Primaria del colegio Sagrado Corazón de Jesús (Madrid), de cinco niños de 11 años que comparten mesa, cuatro tienen ya teléfono móvil, y solo Juan Pablo ha quedado con sus padres en que se lo regalarán cuando cumpla 14. Los menores de este centro escolar, además del dispositivo —que a casi todos les regalaron con 9 en su Primera Comunión—, tienen todos instalados Instagram, WhatsApp, SnapChat, y Musicali, pero aseguran que no aceptan a desconocidos en sus redes. «Solo mis padres, mis hermanas, y amigas», asegura Blanca. «Si tengo que tapar la Webcam, ¿tendría que tapar la cámara del móvil?», pregunta a su lado María.

Se nota que no es la primera vez que asisten a una sesión informativa de la Policía Nacional. Pese a todo, advierte María Ángeles, la agente de Participación Ciudadana que imparte la charla educativa del programa «Controla tu Red» en este centro escolar, «los menores tienen conocimiento sobre usabilidad y manejo pero les falta sobre privacidad y uso». Hay que insistir continuamente en el manejo responsable de la tecnología. Les enseñamos que tienen que pensar antes de darle al clic. Y reflexionar sobre si la foto que cuelgan puede molestar a un compañero. También les recordamos que deben ser respetuosos con el resto de personas. Y que tienen que tener mucho cuidado con quién hablan en internet… etc».

Enseñarles a afrontar los riesgos asociados al uso de la red, pero también la prevención del acoso escolar son los objetivos del convenio de colaboración sobre «Ciberseguridad Escolar y Prevención de Acoso Escolar» firmado en 2016 entre la dirección general de Policía y la Fundación Mapfre. Ambas entidades son responsables también de los materiales didácticos que se presentaron ayer y que están dirigidos a toda la comunidad educativa.

El objetivo es, indica Germán López, director general de la Policía,«lograr una buena salud digital. Pero para garantizar esa transmisión de conocimientos es necesario divulgar el uso seguro de las redes, a través de charlas a toda la comunidad educativa, compuesta por alumnos, profesores, ampas, padres… a través de la elaboración y difusión de material educativo como el que compartimos hoy, y también con nuestro perfil de @Policía en redes sociales como Instagram, Facebook, o Twitter, que cuenta con más de 3 millones de seguidores en todo el mundo». Este aprendizaje se debe plantear, continua López, «de la misma forma que cuando nos apuntamos a una autoescuela, con un profesor vigilante a nuestro lado para tomar control de los pedales… Exactamente igual nos debemos enfrentar a las redes sociales e internet. Se trata de crear en los menores una cultura».

Tecnoadicciones

Porque es verdad, añade Julio Domingo Souto, director general de la compañía aseguradora, que «hoy en día a través de internet los adolescentes se relacionan, se divierten, pero tienen una personalidad en construcción que puede verse alterada por un mal uso de las nuevas tecnologías». De hecho, según los agentes de participación Ciudadana responsables del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos, las tecnoadicciones son uno de los principales problemas que afectan a los menores españoles que comienzan a adentrarse en el uso del teléfono móvil o las tablets. Tanto es así que España es, junto con Rumanía, «uno de los países de Europa donde se detecta mayor desarrollo de conductas adictivas a internet entre adolescentes de 14 y 16 años», señala Domingo Souto.

Junto a esto, el grooming, el ciberacoso y la sextorsion son otros de los problemas detectados y abordados en estos encuentros con los delegados de Participación Ciudadana que tienen lugar en los centros educativos y que pueden ser solicitadas por los propios colegios en el correo participa@policia.es.