Se puede ser feliz estando enfermo. José María el niño de 5 años con Síndrome de Down

José María, un chico de 5 años con Síndrome de Down, es el pequeño de una familia numerosa, es el centro de atención de toda la familia, a todos se les cae la baba con él. En mayo de 2016 le diagnostican leucemia, en agosto de 2017 vuelve a recaer de la enfermedad. Necesita un donante 100% compatible. Con la ayuda y motivación de una de sus hijas, la madre de José María, Teresa, decidió crear una cuenta en Instagram. Su objetivo era contar la historia de su hijo y pedir ayuda para llegar a un donante.

Para Teresa la familia es vital “nos apoyamos los unos a los otros en todo momento” nos cuenta. A la noticia de la recaída del cáncer “nos unimos todos como una piña, mis hijos han dado un ejemplo espectacular” continuaba. También cuenta, con total naturalidad, que, como en todos los lugares, había tiempo de rebeldía y tristeza, pero que ser familia numerosa les ayudó mucho. En cada caída, encontraban el apoyo de uno de sus familiares.

Son una familia católica y tienen muy presente la figura de Jesús “nos ayuda mucha gente a salir adelante, nuestro pilar fundamental es Jesús y nos apoyamos en Él” explicaba Teresa. “Podemos ver una enfermedad de manera positiva con la ayuda de Dios, no decimos que sea la mejor receta, pero a nosotros nos ayuda” asegura la madre.

Agradecen a cada médico su papel, agradecen cada cosa y cada minuto de José María, cada rezo. Tienen momentos de bajón, como es normal, pero ella dice que poco les dura “de esta manera seguiremos en la lucha, si te centras en lo negativo no avanzas” expresa Teresa. De manera esperanzadora afirma que se puede ser feliz en una enfermedad grave “y en una situación difícil, no hace falta tener un hijo con leucemia, basta con dejar de pensar en uno mismo y dedicar tiempo a los demás”.

 Hay muchas recetas para ser feliz “tenemos que dejar de darle vueltas a lo que uno tiene, nosotros nos agarramos a la fe porque es necesario ver la vida desde otra perspectiva”.