25 años de su asesinato. Marta Obregón

El pasado 21 de enero se cumplieron 26 años del asesinato de Marta Obregón. La diócesis de Burgos ha actualizado la página web sobre la causa de Beatificación de esta joven burgalesa que, por defender la pureza de su alma, fue asesinada por el violador del ascensor.

Su proceso de beatificación se abrió en 2011 por su heroicidad al defender su castidad y virginidad, de tal modo que murió por que así fuera. Esta joven vinculada al Camino Neocatecumental tenía una vida de fe muy profunda y ya era un ejemplo para todo su entorno antes de morir. Su diario así lo atestigua. Esta estudiante de 5º de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid había entregado su vida a Dios.

Curiosamente, Marta murió asesinada en la festividad de Santa Inés, hasta este momento la única santa española que murió defendiendo su castidad, cuando en el siglo III se negó a tener relaciones sexuales con un romano. Los que promulgan la causa de beatificación, encabezada por el arzobispo de Burgos, defienden que «conforme a su deseo de servir a Dios y según pruebas fidedignas, entregó su vida a Jesucristo en defensa de la virtud de la pureza«.

«Dios es lo más importante en mi vida. Mi amor. Y como he conseguido llegar a adivinar esta gran verdad, no quisiera nunca perderlo (Yo sólo quiero seguirte, Jesús)», escribía en su diario junto con numerosas frases en las que se puede ver su profunda espiritualidad pese a su juventud y que se había visto acrecentada poco antes de ser asesinada.

Actualmente, Marta Obregón ya tiene el título de «sierva de Dios«, una primera denominación antes de ser beatificada y, si llegara el punto, ser declarada santa. En estos momentos, los postuladores de la causa recogen testimonios y ya hay decenas en los que se manifiestan curaciones espirituales e incluso físicas por intercesión de esta joven burgalesa enamorada de Dios y que quería ofrecer su pureza sólo a Él.

Primero te dejamos el testimonio que dio su madre hace unos años:

Breve vídeo con su vida: