Si quitamos a Jesús, la Navidad es una fiesta vacía.

Como reacción a la deriva excesivamente comercial y al saboteo de algunas autoridades públicas, el Papa Francisco ha advertido este domingo que «Si quitamos a Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía…». Y en tono muy fuerte ha insistido: «¡No quitéis a Jesús de la Navidad! ¡Jesús es el centro!».

En una pausa de las palabras del Santo Padre, las personas reunidas en la plaza empezaron a cantar un entusiasta «¡Cumpleaños feliz!», por su 81 aniversario, a lo que ha respondido, emocionado: «¡Muchísimas gracias! ¡Muchísimas gracias!».

En realidad, Francisco había celebrado ya la fiesta invitando a desayunar a varias personas sin techo de los alrededores del Vaticano y manteniendo poco después un encuentro muy simpático con los niños de inmigrantes y refugiados de docenas de países que acuden al ambulatorio infantil gratuito «Casa Santa Marta», instalado en su propia residencia.

En ese rato entrañable, en el que hubo felicitaciones, canciones e incluso juegos malabares, el Papa había dicho a los jóvenes papás y mamás: «Custodiad la alegría de los niños. No los entristezcáis. Deben crecer siempre con alegría», pues «la alegría es como la buena tierra, y un alma alegre es como la buena tierra, que hace crecer la vida y los buenos frutos».

En el rezo del Ángelus, Francisco ha vuelto a hablar de alegría por ser el tema del tercer domingo de Adviento, a solo una semana de la Nochebuena.

Después de recordar el consejo de San Pablo a los cristianos de Tesalónica – «Estad siempre alegres»-, el Papa ha afirmado que «cuando más nos enraizamos en Cristo, mas recuperamos la serenidad interior incluso en medio de las contradicciones diarias».

Por ese motivo, según el Santo Padre, «un cristiano que ha encontrado a Jesús no puede ser un profeta de desventuras sino un testimonio y un heraldo de alegría. Una alegría para compartir con los demás, una alegría contagiosa que hace más llevadero el camino de la vida».

El Santo Padre ha invitado a rezar por la liberación de seis religiosas secuestradas en Nigeria hace ya un mes, y ha dedicado un saludo especial a varios grupos de peregrinos, incluidos los de Salamanca.

El próximo domingo 24 de diciembre, el Papa celebrará la misa de Nochebuena a las 21.30 en la basílica de San Pedro. Se le sigue llamando «misa del gallo» porque antes se celebraba a medianoche y mucha gente en el medio rural llegaba de regreso a sus casas casi al amanecer.

 

 

 

Fuente: Juan Vicente Boo – ABC