A Ignacio le conocí hace ya muchos años, somos compañeros del mismo Colegio.

Ahora, en los últimos meses de su vida, rezo por su curación.

 

Artículo anteriorMeditación de Adviento de Antonio Garrosa
Artículo siguientePequeños favores de una gran Señora