Las preguntas de los niños manifiestan su sencillez y a la vez profundidad. Aquí un niño con toda su inocencia pregunta al Papa por lo que le duele, por lo que le hace sufrir y El Papa no tiene respuesta.

Artículo anteriorAborté , ¿Me perdonará Dios?
Artículo siguienteLos mejores dulces de Sevilla son de sus monjas de clausura.