Javier en un determinado momento de su testimonio nos da una de las claves de seguir la Llamada de Dios: yo lo que tengo claro es que quiero cumplir la voluntad de Dios.

Artículo anteriorEl sexo no es un tabú para nosotros.
Artículo siguiente¿Qué es ser cura?