La Virgen le llamo a defender la vida y la familia. Esteban Arce

Esteban Arce es uno de los periodistas y locutores más conocidos de México. Desde sus programas en la televisión y radio no duda en defender la vida y la familia, lo que le ha llevado a ser acosado y atacado por distintos grupos LGTB durante los últimos años.

Sin embargo, se comprometió a defender tanto al no nacido como a la familia natural tras su conversión en Medjugorje, de la que habló el pasado 13 de octubre en el Congreso “Guadalupe y Fátima: Mensaje de esperanza”.

Esteban Arce contó, tal y como recoge la Archidiócesis de México, que hasta los 25 años de edad, era el típico católico que vivía su fe sin mayores compromisos, con una formación de escuelas maristas.

Quería ser futobilista profesional, lo cual intentó en varios equipos al concluir la preparatoria; posteriormente, dedició irse a trabajar en un barco carguero, en el que viajó durante varios meses por Brasil, Argentina y Uruguay, entre otros países, para luego regresar a estudiar una carrera universitaria, al tiempo que volvió a probar suerte en el fútbol; sin embargo, el no lograr sus aspiraciones lo devastó emocionalmente al grado de pensar en el suicido; fue entonces que un amigo lo invitó a trabajar en un bar de Estados Unidos, y viajó hacia allá.

Explicó que se dio cuenta que ni el barco, ni estar en un bar era lo que él quería, así que regresó a México y conoció a su ahora esposa, María de las Nieves Santiesteban, con quien tuvo tres hijos. “Un día, un amigo que trabajaba en la radio me invitó a colaborar con él; de ahí vino la propuesta de participar en un programa de televisión. Yo no sabía nada de conducción, más que ridiculizar, humillar y mofarme de las personas; vino la fama y empecé a dirigir mi vida por el camino equivocado, hasta que volví a Estados Unidos después de cumplir el ciclo en aquel espacio televisivo.

El conductor de noticias señaló que en la Unión Americana participo en varios proyectos, pero tampoco lo llenaron interiormente, y así estuvo durante un tiempo, yendo y viniendo a México, periodo en el que su esposa se hizo muy devota de la Virgen. “Fue gracias a las oraciones de mi mamá y de mi esposa, que un día reflexioné y me di cuenta que lo que hacía no era correcto. Empecé a ir a Misa. Me quedé sin trabajo; sólo tenía que cumplir un compromiso, que era la conducción de una entrega de premios, pero en eso pasó lo inesperado: horas antes del evento, cancelaron mi participación. Para mi eso significó una señal. En ese momento le dije a Nieves que nos regresábamos a México, y como era de suponerse, apoyó mi idea, y de esa forma volvimos definitivamente, con la condición de que tenía que acompañarla al santuario de Medjugorje (Bosnia y Herzegovina)”.

Añadió que al estar en el aeropuerto para viajar a México, recibió una llamada en la que le proponían ocupar el lugar que dejaba “Brozo” en Televisa,  y aceptó. Ante la insistencia de su esposa de ir a aquel lugar, la acompaño; iba engañado, ya que no sabía que iban a una peregrinación; una vez en el lugar, en la subida al santuario, vio a lo lejos una figura luminosa, que, según la gente, se trataba de la Santísima Virgen. “Lo que a mí me impactó, fue que a mi lado estaba una señora con una niña pequeña, quien al parecer estaba enojada; sin conocerme, me pregunto por mi nombre qué hacía ahí, y por qué había ido de tan lejos, a la vez que lanzaba  palabras ofensivas contra Dios y la Virgen. Me entró mucho miedo en ese momento, pensé que no la iba a volver a ver; al día siguiente, regresamos y volvimos a encontrarnos con la misma niña, quien ya estaba más tranquila”.

Aseguró que después de vivir una serie de casualidades que finalizaron en esa experiencia, en la que tuvo su conversión, se enfocó en asimilar el tema espiritual y trascendental de la existencia de Dios. “A partir de ese día, he tratado, a través de la oración, de cambiar todo. Al regresar de aquel viaje a mi trabajo normal, decidí que en cada uno de mis programas, dejaría un mensaje positivo, para promover la defensa de la familia, de los no nacidos y de los valores de la sociedad”.