No hay que pensar que son diferentes a nosotros. Al contrario, son como nosotros. La única diferencia es que ellos han intuido que Dios les pedía algo y han dicho que Sí.

Son los nuevos héroes de este Siglo porque lo dejan todo para amar a todos.

Artículo anterior¿Qué hacer ahora? Entre la espada y la vida
Artículo siguienteMe encontré de bruces con Cristo en el pobre.