Gracias por hablarnos con Sinceridad, Gracias por hablarnos con valentía, Gracias por hablarnos con Fortaleza.

Artículo anteriorQue mi hijo esté en el Seminario me aporta alegría y tranquilidad.
Artículo siguiente[Entrevista a Jesús Llopis] – «Lo más bonito de Tanzania ha sido descubrir otras maneras de vivir la fe»