Jesús después de ver cómo está su viña sale a las plazas y calles a buscar trabajadores para su viñedo. Hoy Jesús también está pendiente de su viña, de su reino, y busca a esos nuevos jornaleros que somos, no lo olvides, tú y yo.

Artículo anteriorLas voces que escucha una embarazada
Artículo siguienteQue María nos ayude a acoger la lógica del amor (Papa Francisco)