Una vida dedicada a los demás. Elena Enebral, cooperante asesinada en Afganistan.

Lorena Enebral Pérez, segoviana, de 38 años, fue asesinada hace unos días en el norte de Afganistan por uno de sus pacientes habituales mientras trabajaba para la Cruz Roja Internacional en un centro especializado en la recuperación, sobre todo, de niños, mujeres y hombres mutilados por causa de la guerra. Lorena, experta en este tipo de tratamientos en zonas en conflicto, fue atacada por un joven de la localidad que escondió su arma en su silla de ruedas.

Lorena era una mujer volcada con su trabajo. Ella misma publicaba en su perfil de Linkedin que su principal motivación era «la gestión de proyectos para el desarrollo de servicios de rehabilitación infantil y la igualdad de derechos para niños y niñas con discapacidad», y añadía: «Considero que la calidad y calidez en el trabajo que realizo son fundamentales y una de mis virtudes más destacadas».

Pero para Lorena Afganistan no había sido una novedad. Ella que desde mayo de 2016 vivía en ese país, había estado antes en Malawi, Tanzania o Etiopia, trabajando con los que más nos necesitan, dejándose la vida por los que menos tienen.