Para poder perdonar a los demás tenemos que ser conscientes que Jesús tiene una enorme paciencia con cada uno de nosotros.
Por eso ante el dilema de: ¿cuántas veces tengo que perdonar al prójimo?, la respuesta la tenemos en las veces que Dios me perdona a mí.

 

Artículo anteriorLos últimos de Filipinas
Artículo siguienteIrse de misión a Ucrania con 6 hijos: una aventura divina.