Marga tiene sólo 18 años y el pasado 22 de agosto se incorporo al Convento de Clarisas de Palma de Mallorca.

Es una más de esas chicas que hoy en día deciden dejarlo todo por seguir a Jesús de un modo diferente a lo que una chica de su edad podría imaginar.

Marga, como Elena Portales, nos muestran con un testimonio sencillo, valiente, real, que lo único que quieren es seguir a Cristo; y eso se refleja en la humildad de sus palabras, en la autenticidad de sus gestos, en la paz de sus rostros.

Artículo anteriorNuestro premio es saber que hacemos algo bueno por los demás.
Artículo siguienteLos últimos de Filipinas