Aquí os dejamos el Testimonio de Elena Portales, una chica malagueña, que ha querido compartir con Jóvenes Católicos el porque merece la pena entregar la vida a Dios.

Artículo anteriorDe Perseguidor de los cristianos a discipulo de Cristo. El Testimonio de Moussa
Artículo siguienteLos hombres son de Marte, las mujeres de Venus