Dámaso Ruiz, sacerdote de Barcelona, tras los atentados del pasado 17 de agosto en Barcelona y Cambrils, quiso hacerse presente en las Ramblas para consolar, confesar, bendecir y ayudar a todo el que lo necesitase. Él mismo ha relatado su experiencia en su perfil de Facebook:

Tras el atentado del día 17 necesitaba hacer algo. Como sacerdote vi que era un momento que llamaba a reflexión. El 23 me dirigí a las Ramblas. Entré en una óptica donde 2 empleados socorrieron a numerosas víctimas. Encontré a uno y le felicité. Pese a lo visto “volvería a hacerlo”. Le bendije.

ORACIÓN Y CONSUELO
En Canaletas recé ante las velas el Padrenuestro. Muchos lo siguieron y se escuchaban lágrimas. Algunos me dieron las gracias. Esta escena se repitió en diversos memoriales instalados. Un urbano me pidió bendición para él y sus compañeros. Luego me informaron de que intentó salvar a Xavier, el niño de 3 años. Al pasar por el lugar donde falleció recé en silencio ante su foto.

CAMBIO DE VIDA
Encuentro una silla vacía y me siento con la estola. Un joven me pide que bendiga el lugar “para que no vuelva el mal”. Así lo hago. Le invito a confesarse. En la absolución le cambia la cara y asegura que cambiará de camino. Le doy un rosario entregado por una voluntaria en rehabilitación de indigentes conocida cuando ponía su vela.

Paseo con una persona sin recursos. Renuncia a un negocio de drogas que le proponían, recordando a su abuela: “trafican con la muerte”. Me siento al final del recorrido mortal, en Liceo. Una señora inglesa luterana me abraza emocionada, a lo que respondo: “God bless you”. (Dios te bendiga).

COMBATIR EDUCANDO
Vuelvo a Canaletas. Un grupo de profesoras me confía su propósito de esforzarse en la educación y una lo escribe en el suelo: “Como maestra seguiré luchando” por “una sociedad donde el amor triunfe”.

Rezo el último responso. Han sido 2 horas de la noche de las que regreso lleno, con la experiencia de que Dios actúa en medio del dolor.

Artículo anteriorKiko Argüello estuvo ayer con El Papa Francisco
Artículo siguienteVoluntarios contra la soledad