No todo es cantar. Muchos chicos y chicas del grupo Hakuna dedican la mañana de los sábados a uno de los barrios más desfavorecidos de Madrid para estar con los que menos tienen.

Aquí te dejamos una pequeña muestra.

Artículo anteriorSe acaba el verano… ¿se acaba lo bueno?
Artículo siguienteAmistad y oración… ¡siempre de la mano!