Un joven legislador venezolano sorprendió a su novia al pedirle la mano en matrimonio el domingo 27 de agosto en la Sala Clementina del Vaticano delante del Papa.

Artículo anteriorERASMUS de Jóvenes Católicos
Artículo siguienteSalvar vidas no siempre es fácil