Ellos descubrieron su vocación. Ahora nos toca a nosotros descubrir la nuestra.

Artículo anteriorUn Padrenuestro desde Sanlucar
Artículo siguienteLos seminaristas de Cordoba se van al Perú de Misiones