¿Ejercicios espirituales en verano, una locura?

Aquí te dejamos el testimonio de Gerardo Rosales para la web de su diócesis.

Recuerdo aquella noche del mes de noviembre, cuando el Director Espiritual del Seminario me propuso ¡un mes de Ejercicios Espirituales! ¡En verano! No he de negar que no era el plan que había pensado y planeado para el verano, pero el Señor me interpeló y me cuestionó, ¿me había llamado para hacer su voluntad o la mía? Durante una mañana de oración, me puse delante de Él, ante el Sagrario y le pregunté qué quería y solo escuché silencio, por lo que dije: «hágase tu voluntad y no la mía», añadiendo estas palabras «hoy y siempre».

Cierto es que ha pasado del «silencio» a los «gritos». Me fue ilusionando, ya que, próximo a mi ordenación, ¡qué mejor que estar con Aquél a quien le quiero entregar toda mi vida y mi ser!

Escribo estas líneas escuchando la canción del «Rey León», y rodeado de niños ilusionados por los juegos que, durante una semana, han vivido en el Campamento de la Serranía de Ronda en Porticate (Yunquera), donde, gracias a esta semana de juegos, Misa, oración y formación, voy cargado de sentimientos e ilusiones para entregarme más a su tarea, a la que Él me quiera dar en un futuro no muy lejano.

Fuente: https://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014047915/veraneo-de-seminarista/