Cuando venga la dificultad, los vientos contrarios exteriores o interiores tienes un recurso dejarte ayudar por Jesús. Hacer la oración. Ese es el mejor modo de superar las tempestades.

 

Artículo anteriorUn mendigo cambio mi vida.
Artículo siguienteIPray4Edu