El alma es el campo donde se libra la lucha entre el bien y el mal. Es verdad que en nuestro corazón hay buenas y malas inclinaciones pero si erradicas las malas, en la raíz, al final solo habrá frutos buenos, frutos de santidad.

Artículo anteriorUna niña sorprende a policías con una tierna propuesta de oración
Artículo siguienteCancela su boda e invita a 170 personas sin hogar al banquete