Cancela su boda e invita a 170 personas sin hogar al banquete

Albóndigas glaseadas en Bourbon, brochetas de queso de cabra, pechuga de pollo con alcachofas y crema de Chardonnay. Y de postre, una tarta acorde con el menú de una boda. Solo que no hubo boda porque se canceló a una semana de la celebración.

Sarah Cummins tenía previsto casarse el 15 de julio y habían contratado el banquete de boda en un lujoso establecimiento en Indiana al que iban a acudir 170 personas. El banquete les había costado 26.000 euros y, una semana antes del enlace, Sarah decidió cancelar la boda por razones que se desconocen. El contrato con el establecimiento no incluía una devolución por cancelación, por lo que Sarah pensó en los más desfavorecidos.

«Para mi fue una oportunidad para dejarse saber a estas personas que ellos merecen estar en estos lugares tanto como otros», dijo la mujer al Indianapolis Star. Sarah contactó con varios centros de acogida para que acudieran al banquete. Los autobuses llegaron hasta el Ritz Charles, lugar donde iba a tener lugar la celebración, con los ‘improvisados’ invitados, personas sin hogar y exsoldados. La propia Cummins se encargó de darles la bienvenida en la puerta.

Al gesto de Sarah también se unieron algunos negocios y habitantes locales que donaron trajes, vestidos y otros objetos para que los invitados los llevaran puestos. «Me ha conmovido la forma en la que Sarah ha convertido una experiencia dolorosa para ella en algo feliz para muchas familias con necesidades», ha asegurado Cheryl Herzog, la directora de uno de los centro de acogida.

 

Fuente: EL CORREO