El evangelio de hoy nos invita a considerar la necesidad de la formación para poder asentar la Fe. Si el grano quiere producir fruto necesita una tierra buena y esa tierra tiene que estar regada por el agua buena del evangelio que debe ser interiorizado por cada uno de nosotros con la doctrina.

Artículo anteriorEl milagro del Escapulario de la Virgen del Carmen
Artículo siguienteNecesitamos de gente que haga algo por los demás. Entrevista a Miriam Angeles