¿Quieres saber donde va alguna de tus ayudas a la Iglesia?, pues muchas de ese dinero va a las vocaciones de países donde no hay recursos y se necesita el dinero para que esos sacerdotes sean buenos sacerdotes o para que esa hermana pueda ayudar a otros que la necesitan: con su palabra, con su ejemplo…y haciendo el bien.

Artículo anteriorEl secreto de un cura con éxito
Artículo siguiente[Podcast] – Dios se revela en los humildes