José Luis Franco Valle, Franquete, hijo predilecto de la Ciudad de Caceres y sobre todo humorista, quiso entretener a más de 200 monjes en el Monasterio de Guadalupe y lo hizo hablando con Dios.

Artículo anteriorI´m in love with the shape of you!
Artículo siguienteKike Figaredo, siempre quise estar entre los pobres.