(Mt 10,26-33): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo vosotros a la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde los terrados.

Artículo anteriorCrece el numero de fallecidos por consumo de droga en la Unión Europea
Artículo siguienteMe gustaría que el Papa visitara los barrios más castigados