¿Tú que harías si tu hija fuera secuestrada por el DAESH?

Cristina tenía 3 años cuando fue arrebatada por los terroristas del ISIS de los brazos de su madre Aida. Estos hechos ocurrieron en el 2014.

Desde el primer momento sus padres buscaron a la niña pero la búsqueda fue un fracaso. Los padres, Khouder Ezzo y Aida, tuvieron que huir al campo de refugiados en Ankawa (Kurdistan iraqui) donde se encontraron con otros cristianos que como ellos habían huido. La familia a los 5 meses recibió noticias de su hija. Se encontraba bien con una buena familia que la trataba como si fuera su propia hija pero que por miedo a los terroristas no podía devolvérsela a sus padres.

Entonces Khouder tuvo una idea feliz: rezar todos los días el Rosario por su hija. Muchos se unieron a esta oración y por otros desaparecidos.

Y el pasado 8 de junio el hermano mayor de Cristina pudo entrar en Mosul rescatar a su hermana y llevarla el día siguiente al campo de refugiados donde durante 3 años sus padres habían rezado todos los días el Rosario por su liberación.

Rosario, arma poderosa.