El ministerio de sanidad de Gran Bretaña ha tenido, fruto de los recortes en la sanidad, que dejar de administrar anticonceptivos en las Escuelas.

La sorpresa ha sido que, a diferencia de lo que argumento en su día el gran Guru de la Educación Sexual John Smeaton, que señalaba con una buena educación sexual y un fácil acceso a la píldora anticonceptiva se iban a reducir los embarazos. Hoy en día, como ha demostrado un estudio de las universidades de Nottingham y Sheffield dirigidos por David Paton y Liam Wright, los embarazos alcanzarían el número más bajo desde 1969.

En una entrevista con el Times, los dos investigadores admitieron que fueron sorprendidos por los resultados de su investigación y no supieron dar explicaciones.

En 2014 eran 4.160 niñas menores de dieciséis años que quedaron embarazadas, 10% menos que el año anterior. Y en 2016 el número se redujo en un 8,7%.

En pocas palabras, según los mismos autores del estudio, un mayor acceso a la anticoncepción anima a los adolescentes a tener relaciones sexuales más a menudo, lo que aumenta el riesgo de embarazos no deseados

 

Artículo anterior[Podcast] – Que en tu alma viva el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo
Artículo siguienteLos millennials “reinventan” el sacerdocio