Javier nos cuenta en su tercer video, el más personal, como descubrió su vocación. Cómo Dios salió a su encuentro.

Artículo anteriorCaná, la parroquia de los Records
Artículo siguienteEl problema del mal, Padre Antonio Pavía.