Con este estupendo vídeo los Salesianos nos invitan a reflexionar sobre esos donde que Dios nos ha dado a cada uno y si los ponemos al servicio de Dios.

Artículo anteriorLas últimas palabras de sacerdote iraquí asesinado: “No podemos cerrar la casa de Dios”
Artículo siguienteLa castidad no es para cobardes, sino para valientes