Las últimas palabras de sacerdote iraquí asesinado: “No podemos cerrar la casa de Dios”

El padre Ragheed Ganni se negó a ceder a las amenazas de los radicales y defender su fe le costó la vida. Su historia está recogida en este nuevo libro cuando se cumplen 10 años de su muerte.

Lo ha escrito uno de sus mejores amigos, el padre Rebwar Basa quien recuerda cómo fue su trágico asesinato.

P. REBWAR BASA
Autor “Un sacerdote cattolico nello stato islamico”
“Lo metieron en un coche y se lo llevaron. Después le hicieron bajar y le pidieron que levantara las manos. Entonces uno de los secuestradores lo increpó. Le dijo: “Te habíamos dicho que debías cerrar la iglesia, ¿por qué no la has cerrado?”. La respuesta sencilla y valiente del padre Ragheed fue: “No podemos cerrar la casa de Dios”. En ese momento lo mataron junto a tres diáconos”.

El padre Ragheed recibió varios disparos en la cara. También en el pecho como muestra su documento de identidad.

Pocos días antes de su asesinato y, consciente de las amenazas, escribió lo que llamó “Mi última oración”. En ella no pedía librarse de la persecución sino tener la fuerza necesaria para ser digno del sacerdocio que representaba.

P. REBWAR BASA
Autor “Un sacerdote cattolico nello stato islamico”
“Uno de los aspectos más fuertes de su testimonio fue que resistió durante 5 años las amenazas de los terroristas y esta es una gran enseñanza. Hoy necesitamos este tipo de valor porque el amor es siempre más fuerte que el odio”.

Aquel odio que hace diez años asesinó al padre Ragheed continua vivo hoy en las huestes del ISIS que incluso han profanado así la tumba del sacerdote. Por eso se necesitan manos en Irak que ayuden a reconstruir el país y que posibiliten la libertad religiosa para todos.

P. REBWAR BASA
Autor “Un sacerdote cattolico nello stato islamico”
“Quiero agradecer a Ayuda a la Iglesia Necesitada su cercanía a la Iglesia de Irak que ha sufrido tantas persecuciones, especialmente en estos tiempos que ha sido más intensa. Ayuda a la Iglesia que sufre había ayudado al padre Ragheed con una beca para estudiar en Roma. Así lo conocieron e incluso puso conocer al padre Werenfried van Straaten que es el creador de esta fundación”.

Ahora gracias a este libro y al testimonio de todos los que le conocieron, se está planteando iniciar su causa de beatificación. Aunque se podría considerar que el padre Ragheed es ya un mártir, un sacerdote que fue capaz de dar su vida para que su iglesia fuera siempre una casa de puertas abiertas.

http://www.allstandtogether.com/es/2017/06/06/ultimas-palabras-sacerdote-iraqui-asesinado-estado-islamico/