El Papa en su estancia en Genova se encontró con una Monja que conocía de hace años y contó un pequeño suceso de su vida.

Artículo anteriorUna acción conjunta contra el Paro
Artículo siguiente[Podcast] – Nunca estamos solos, Él nos acompaña desde el Cielo