El vídeo nos sumerge en un mundo donde parece que la promiscuidad parece ser algo normal, y esperable en cualquier pareja. No es extraño, en la sociedad pansexualizada en la que vivimos, que la virginidad sea considerada una anormalidad, hasta el punto que, por lo que parece, no hay una sola pareja en el video que haya sido casta. Es un hecho real que más del 90 % de jóvenes americanos inician su vida sexual mucho antes de casarse.

Pero el vídeo muestra como estas parejas, en cierto modo, se avergüenzan de ese comportamiento porque saben que aunque parezca normal no es moralmente bueno.

Artículo anteriorTus regalos, son sus ilusiones
Artículo siguiente«El lugar que Dios me puso para que me enamorara de Él», Padre Juan Lisando Scarabino