Una de las grandes obras de Misericordia es visitar a los presos que no es un deber de justicia sino de verdadera caridad.

Artículo anterior¿Estaba Dios anoche en Manchester?
Artículo siguienteNunca he conocido a nadie que no quiera ser feliz. Carta de Don Gines a Jóvenes Católicos.