Gran iniciativa del Obispo de San Sebastián, Mons. Munilla, que consagra su diócesis a la protección maternal de Maria bajo la Advocación de la Señora de Fátima.

Artículo anteriorFátima, todos a los pies de María. El Testimonio de Álvaro.
Artículo siguienteDolor agradecido del Colegio El Recuerdo a Belen y José