Esta imagen la encontraron unos buzos en el fondo del mar de Bohol (Filipinas) mientras buscaban los restos de un avión siniestrado en un accidente.

Artículo anterior[Libro] – Dispara, yo ya estoy muerto
Artículo siguienteJóvenes Católicos también ha estado con el Papa en Fatima