Una oración para que tu y yo la repitamos muchísimas veces hoy y mañana pidiendo porque el Mensaje de la Virgen de Fátima cale en el Corazón de tantos hombres y mujeres de Bien.

Artículo anteriorNo se imita a quien no se conoce
Artículo siguienteLas voces de Iesu Communio