Este testimonio conmovedor de una niña cristiana en un campo de refugiados no podemos olvidarlo cuando sigue habiendo muchos cristianos que deben abandonar sus casas por causa de la guerra.

Artículo anterior[Podcast] – Mes de María
Artículo siguienteEl nuevo video de May Feelings