Todos acompañamos al Papa en este viaje y lo hacemos viendo y escuchando este mensaje.

Artículo anteriorEl Diario de un Joven Católico
Artículo siguiente¿Celebrar o recibir la comunión?