Inés Huete tenía “muchísimas ansías de entregarse a Dios” y lo va a hacer el próximo verano entregando su vida al Señor en el instituto Iesu Communio. Inés asegura en esta entrevista que lo que su corazón le pedía era “una felicidad plena y para toda la vida”. En esta maravillosa historia del descubrimiento de una vocación.

Inés cuenta en este vídeo cómo Dios ha ido actuando en su vida y cómo ha llegado a tomar la decisión de entregar su vida a la orden religiosa contemplativa Iesu Communio.

Artículo anterior¡El Papa me sonrió!
Artículo siguienteAlan Becerra comparte su música con Jóvenes Católicos