Arrivederci Roma

Algunos de los integrantes de Jóvenes Católicos hemos podido pasar unos días en la Ciudad Eterna. En la ciudad de un Imperio pero sobre todo la ciudad donde han vivido los Papas.

Ciudad de foros imperiales, de palacios renacentistas e iglesias barrocas.
Pero hoy, Roma, sigue albergando entre sus muros un gran tesoro: El Papa. Y no ha sido ni una, ni dos veces las que el Romano Pontífice, en estos días de Semana Santa, se ha dirigido a su gran esperanza para cambiar el mundo de hoy: los jóvenes.

Por eso, hoy, nos sentimos más protagonistas. Somos nosotros, con nuestra manera de comunicar, quienes debemos llevar el anuncio de la Buena Nueva y ninguno, como nos ha invitado El Papa, debe ser ajeno a mostrar la alegría de saber que portamos en nuestro Corazón toda la Esperanza: Jesus, Vivo.

Recuerda que debemos hacer lío y esperamos hacer lío. Por eso, no te quedes pegado a tu sofá.