Dani Rovira pedalea hasta el Vaticano por el Sindrome de Rett.

El actor Dani Rovira ha comenzado una travesía solidaria sobre la bicicleta desde este pasado lunes. La salida fue en la entrada principal del hospital infantil Sant Joan de Déu de Barcelona.

Rovira pretende apoyar la investigación de una enfermedad rara, el síndrome de Rett, y llamar la atención, ¿cómo? Con un viaje en bicicleta de 11 días de Barcelona al Vaticano. “¿Cómo cuatro personas van a ir en bicicleta y sin motor hasta Roma? ¡Porque el motor sois vosotros!”, ha dicho el actor malagueño a las personas congregadas a la salida. La aventura ciclista quedará recogida en un documental que ya tiene título: ‘Todos los caminos’.

Rovira acompaña al también andaluz Paco Aranda, padre de Martina, una niña afectada por esta enfermedad: “Queremos dar visibilidad a un colectivo que es tratado como números. Son nombres propios, son personas, son niñas y niños, y, a la vez, queremos recaudar fondos para ayudar en la investigación”, ha explicado Aranda.

El método de recaudación es diverso, tal y como ha explicado Rovira: “A través de la web del Objetivo Rett-Roma, la gente puede comprar los kilómetros que nosotros recorramos, desde dos euros hasta dos millones, si quisieran. Además, contamos con patrocinadores que aparecen en la furgoneta que nos irá siguiendo durante el recorrido”.

La elección del destino, Roma, responde a diferentes motivos: “Vamos a este territorio de guerreros por poner un reto fuera de España y para hacer hermandad con asociaciones internacionales que luchan por la misma causa”, ha explicado Aranda. Por otra parte, la elección del punto de partida, el Hospital Sant Joan de Déu, se debe a que cuenta con un equipo de investigación en la enfermedad de Rett pionero a nivel nacional.

A la cita con el Santo Padre no acudirá el afamado actor «porque no soy como muy devoto de estas cosas», confieso Rovira a Alfa y Omega. «Pero siempre lucharé encarnizadamente por lo que viene Paco a hacer. Me parece una suerte y es un gran impacto mediático que el Papa pueda recibirles y, si en un momento dado pudiera decir algunas palabras y apoyar el síndrome de Rett, pues sería acojonante. Al fin y al cabo, lo cortés no quita lo valiente», añade. «Si yo si fuera él también acudiría a ver al Papa».

Dani Rovira, el Papa Francisco… pero con el primero que cuenta Paco es con el Señor. En la oración, «le pido a Dios que interceda en las manos de los investigadores. Le pido que no me quiten a Martina y que me de fuerza y salud a mi para seguir luchando».

Fuente: Alfa y Omega y El Periodico.