El prefecto de la Fe reitera que los divorciados vueltos a casar no pueden acceder a la comunión

En un artículo doble página que se publica este miércoles 23 de octubre en L´Osservatore Romano, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller, reitera la doctrina tradicional de la Iglesia de que, «por la íntima naturaleza de los sacramentos, la admisión a ellos de los divorciados vueltos a casar no es posible»

 
El texto, exhaustivamente argumentado, pasa revista al argumentario tradicional de la Iglesia para justificar su posición en «la doctrina católica del matrimonio».

Comienza por enumerar todos los pasajes de las Sagradas Escrituras que hacen referencia a la unidad e indisolubilidad del matrimonio y al adulterio, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, y concluye que «la Iglesia católica, en su enseñanza y en su praxis, se ha referido constantemente a las palabras de Jesús sobre la indisolubilidad del matrimonio. El pacto que une íntima y recíprocamente a los dos cónyuges ha sido instituido por Dios mismo. Se trata por tanto de una realidad que viene dada por Dios y ya no queda a disposición de los hombres».

Seguidamente estudia la Tradición de la Iglesia, desde los Padres de la Iglesia («en la época patrística los creyentes separados que se habían vuelto a casar civilmente no eran readmitidos a los sacramentos ni siquiera tras un periodo de penitencia«) hasta la constitución Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II. Puesto que el matrimonio es imagen «del amor de Dios por su pueblo y de la fidelidad irrevocable de Cristo a su Iglesia», entonces «sólo es posible comprender y vivir el matrimonio como sacramento en el ámbito del misterio de Cristo»: «Si se seculariza el matrimonio o se lo considera como una realidad puramente natural, queda impedido el acceso a su sacramentalidad. El matrimonio sacramental pertenece al orden de la gracia y se inserta en la definitiva comunión de amor de Cristo con su Iglesia«, señala el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Finalmente, el Magisterio reciente, desde la exhortación apostólica Familiaris Consortio de 1981 posterior al sínodo sobre la familia, hasta la carta del mismo dicasterio de Müller (en aquel momento dirigido por el cardenal Joseph Ratzinger) de 1994 precisamente sobre la admisión a la eucaristía de los divorciados vueltos a casar, es unívoco. «La admisión a la eucaristía no se puede conceder«, estableció el primer documento, y esa decisión «no puede ser modificada en función de las circunstancias«, estableció el segundo.
Seguidamente monseñor Müller rebate los principales argumentos con los que la mentalidad contemporánea quiere arrancar de la Iglesia una cesión en ese punto, pues «la doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio encuentra a menudo incomprensión en un ambiente secularizado«, el cual en consecuencia pretende que «la decisión de comulgar o no debe dejarse a la coinciencia personal de los divorciados vueltos a casar».

El prelado recuerda que «la existencia de un pecado grave no confesado se opone a la posibilidad de recibir la comunión«, y que «los fieles tienen la obligación de formar su propia conciencia y de tender a la verdad».

El obispo alemán rechaza también «el argumento de la misericordia», precisamente porque «todo el orden sacramental es obra de la misericordia divina y no puede revocarse apelando al principio que lo sostiene«.

«Por medio de lo que objetivamente suena a ser un falso reclamo a la misericordia, se incurre en el riesgo de banalizar la imagen misma de Dios, según la cual Dios no podría hacer otra cosa que perdonar. Al misterio de Dios pertenecen, además de la misericordia, también la santidad y la justicia. Si se esconden estos atributos de Dios y no se toma en serio la realidad del pecado, ni siquiera se puede aplicar a las personas su misericordia».