Confinadas por Amor

Nos regaló a su Madre – «Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes...

Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre Jesús sigue sin pensar en Él mismo a pesar de todo lo que está...

¿Que puedo hacer para ser Santo?

Son muchas las veces en las que me he hecho esta misma pregunta: ¿Que tengo que hacer para ser santo?, y en multitud de...

No entiendo las lecturas, el cura me torra…

Nos sentamos, y es el momento en el que nos sirven el primer plato del Banquete: la lectura de la Palabra de Dios. Y...

Nuestro Dios no es un Dios de domingos

¿No os ha pasado alguna vez eso de que os digan: “¿Eres muy religioso?", en plan... ¿vas cada domingo a Misa?, como si eso...

Y tú, ¿para que vas a Misa?

Hoy hace una semana del último café que eché con un amigo. Justo cuando nos despedimos me hizo esa pregunta. Me acordaba esta mañana...

«Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu»

Cae la tarde, se nublan los cielos y Jesús, desfallecido levanta la mirada al cielo, una mirada de verdadero Dios y verdadero hombre sufriente...

Breve guía para que un adolescente vaya al Cielo

Todos estamos llamados a ir al Cielo, a ser santos, también si tienes de 15 a 30 años. De hecho son muchos los chicos...

Me gustaría ser….

“Una tarde, hace muchísimo tiempo, Dios convocó una reunión. Estaba invitado un ejemplar de cada especie. Una vez reunidos, y después de escuchar muchas...

Los burros ven, los hombres miran

Hay una gran diferencia entre la mirada de un burro y la de una persona. En realidad, ambos pueden ver cosas porque tienen el...

¿Qué llevas en los bolsillos?

Cuando salimos de casa, hay tres residentes permanentes en nuestros bolsillos: la cartera, el móvil y las llaves. Siempre que nos ponemos las manos...

VIDEOS DE JÓVENES CATÓLICOS

Entrevistas

¡Quién sujeta el cielo! Entrevista a Rafael Álvarez Avello.

Hoy tenemos la gran suerte de poder entrevistar a Rafael Álvarez Avello, antiguo alumno de Retamar, abogado y un buen padre y un gran hijo por lo que...

Post Destacados

Y, ¿Como vivo la Fe? Testimonio de Rocio Albert

“¡Pues con mucha alegría!”, fue lo primero que se me ocurrió cuando me propusieron este tema. Con el paso del tiempo he ido descubriendo que la única alegría duradera...