Cambiar el mundo

«En ese último paso está la diferencia»

Este pasado sábado hice, un año más, la primera Javierada (60 kms a pie por caminos y montañas desde Pamplona hasta el Castillo de Javier) para pedirle al Santo por un montón de cosas mías y tuyas. También por la paz, que claramente no vive sus mejores momentos.

En total fuimos 10 amigos, y entre ellos un Teniente Coronel del ejército, que nos marcó el ritmo durante toda la peregrinación pulverizando los tiempos de años anteriores. Nos habló de Ucrania y de Rusia, y también de su experiencia en algunas misiones de paz en las que había participado.

Nos contó que en el ejército se suele narrar esta historia: En medio del combate un soldado vio como uno de sus mejores amigos caía herido. Atrapado en la trinchera y con las balas silbando sobre su cabeza el soldado se acercó al teniente y le pidió permiso para salir a buscar a su amigo. El teniente le dijo: “Permiso concedido, pero no creo que merezca la pena. Su amigo estará ya muerto y con el fuego de ahí fuera, puede que usted acabe igual”.

El soldado saltó de la trinchera, y llegó hasta su amigo, se lo cargó a los hombros y volvió a refugiarse en la trinchera. Una vez allí, el teniente le dijo: “Ve, está muerto. No merecía la pena. Se lo advertí. Y además ahora usted también está herido”. El soldado le contestó: “A pesar de todo, mereció la pena. Cuando llegué hasta él, aún estaba vivo, y tuve la satisfacción de oírle decir: ‘sabía que vendrías’”.

Cuando la vida se pone cuesta arriba –y últimamente se pone demasiadas veces- tenemos deseos de abandonar. Hacemos un esfuerzo ímprobo, y cuando ya pensamos que no podemos más, dejamos de caminar sin darnos cuenta que sólo falta un puñado de pasos para llegar a la meta. Eso ocurre con nuestros proyectos profesionales, con nuestros objetivos, pero también en nuestras relaciones personales. Pensamos que ya hacemos mucho por los demás, y no nos damos cuenta que ese último paso, ese último detalle, es el que merece la pena. En ese último paso está la diferencia.

¡No dejes de darlo!

Publicado en el blog de Carlos Andreu

Artículos relacionados

No se han encontrado resultados.

Últimas entradas

Menú